¿Estás próximo a realizar un cambio de vivienda? Las mudanzas pueden ser un evento muy estresante. Esto ocurre por muchos factores y es normal sentirse de esta forma. No obstante, cuidar tu salud debe ser una prioridad. Por ello, te contamos qué medidas puedes tomar para que puedas realizar este cambio de residencia con la mejor actitud y de una forma organizada.

Sabemos que las mudanzas son necesarias pero estresantes. No es algo común escuchar a alguien decir que espera con ansias todo el proceso que implica. De hecho, según especialistas en psicología, cambiar de vivienda, sin importar si es cerca o lejos, es una de las situaciones que más estrés puede generar. Por eso te traemos algunos consejos que te ayudarán a mantener la calma.

¿Por qué es tan estresante una mudanza?

Las mudanzas implican muchos cambios en nuestro entorno. Lo que trae consigo una sensación de incertidumbre, tanto si el traslado se hace por obligación o voluntario. El proceso de empacar nuestros objetos, sin que nada se quede atrás, dejar un lugar al que estamos acostumbrados y no saber lo que vendrá en un sitio nuevo, son motivos suficientes para que nos resulte una experiencia desagradable.

Los especialistas explican que esta actividad puede ocasionar un gran agotamiento físico, mental y emocional. Además, puede generar un alto grado de estrés. En especial si es ocasionada por un conflicto que nos obligue  a tomar esta decisión. No obstante, existen algunas acciones que puedes implementar en tu mudanza para hacer de ella un proceso más agradable. Las cuales te mencionamos a continuación.

Sé positivo

Aunque suene trillado, lo primero que debes hacer es prepararte mentalmente. Dicen que la vida es de la manera que la vemos, y aquí los especialistas también lo creen. Si bien, no se trata de que niegues todas las implicaciones de una mudanza, puedes tomar una actitud positiva, y tratar de ver las cosas buenas que trae consigo. Además, puedes ver toda la situación desde el agradecimiento.

Aunque es inevitable no sentir nostalgia por lo que dejaremos atrás, también hay algo que debemos considerar. Una mudanza implica la llegada de nuevas oportunidades, situaciones, y de conocer personas nuevas. No necesariamente un cambio tiene que ser malo. Tal vez, con el tiempo, te des cuenta de que te gusta más el nuevo lugar. Así que es importante no mantener una perspectiva negativa.

La organización lo es todo

Una forma muy efectiva de evitar contratiempos y percances es la organización. Los expertos recomiendan realizar una planificación, en la cual señales todos los pasos que debes realizar durante la mudanza. Puedes dividirlos en pequeñas tareas y anotarlas en una lista. Tacha cada una de las actividades que ya hayas realizado. Esto te permitirá sentirte en control de la situación.

Realiza la limpieza

Lo mejor es escoger un día para enfocarte exclusivamente a realizar la limpieza. De esta forma, podrás dedicarle el tiempo necesario a revisar entre tus cosas, aquellas que ya no sirven o que solamente están acumulando polvo. Esto te permitirá ordenar tus pertenencias y deshacerte de eso que olvidaste una vez en un cajón y que ya no tiene ninguna utilidad.

Varios especialistas señalan que una habitación limpia y ordenada siempre nos generará una sensación de calma. En una mudanza, esto definitivamente te ayudará a sentirte mucho menos estresado. Además, puedes realizarlo a modo de ritual personal, para dejar atrás aquellas cosas que ya no quieres contigo. De esta manera, te será más fácil abrirte a las nuevas posibilidades.

Cuida tu salud

Si bien las mudanzas son detonantes del estrés, otros hábitos pueden incrementarla. Es por eso que es importante mantener hábitos saludables, en especial durante este proceso. Come alimentos saludables, realiza alguna actividad física y recuerda dormir 8 horas diarias. De esta forma, estarás en mejor condición, tanto física como mental para poder lidiar con todos los aspectos que implica el cambio de vivienda.

Pide ayuda

Realizar una mudanza será un proceso mucho más cómodo y agradable si cuentas con ayuda. Así que es el momento ideal para llamar a un familiar o amigo, y pedirle una mano. Además, puede convertirse en un plan social que te ayudará a distribuir la carga de trabajo y compartir con tus seres queridos. Aprovecha este momento para pedirle su opinión sobre la decoración, la organización de tus muebles en el nuevo lugar.

Si no dispones del tiempo suficiente para embalar, siempre puedes solicitar la ayuda de una empresa de mudanzas. Contacta con el equipo de Mudanzas Jovi, quienes cuentan con una gran red especializada en traslados nacionales e internacionales. Además llevan en el mercado desde 1983 y conocen los mejores métodos para hacer que tu mudanza sea rápida y tranquila.